martes, 26 de marzo de 2019

Viajar y Estudiar

Ha pasado un tiempo bastante amplio desde la última entrega. La del día de hoy como lo señala su título está asociada al binomio compuesto por la idea de viajar y el de estudiar. Los seres humanos, al menos en su gran mayoría, donde me incluyo, tenemos ciertas motivaciones, una de ellas para la vida, es perfeccionarse mediante nuevas experiencias y estudios afines. 

La primera está siempre ligado al concepto de viaje. Es un tópico clásico de la literatura y el encontrarse frente a nuevas culturas y personas, siempre será un proceso de aprendizaje. De hecho, a través del conocimientos de esos estilos de vida, se puede ir ampliando la forma de enfrentar nuevos desafíos. En el caso de hoy, las experiencias nuevas están ligadas a mis compañeros de clases. De los nueve, ocho son asiáticos y la restante, pertenece a Suiza. 

El grupo de Asia, muestra un respeto de oro por las intervenciones de otros, poseen unos hábitos de orden dignos de reconocer (aun cuando no suena a nada nuevo, el experimentarlo de manera diaria es diferente) y el aprender el idioma inglés (que es la tarea de todos los que asistimos a CCEB) es una tarea ardua, a la cual se dedican con la disciplina caracteristica. En cuanto a Karin- mi compañera suiza- su pronunciación es bastante nítida, posee una tranquilidad al hablar y según mi perspectiva muestra lo adelantado que puede ser Europa, en el tema del idioma inglés, frente a asiáticos y latinoaméricanos. Es cierto que todos estamos en la sala número doce, que es para pre intermedios, pero pienso que este viernes, ella puede cambiar de sala, dando prueba de sus avances en los cuatro indicadores (speak- read- listening anda write) debo confesar que mi talón de aquiles está proporcionado por mi speak, dubitativo por la probreza de vocabulario y mi listening, pues los australianos al igual que nosotros, tratan de acortar todas las palabras, llegando casi a lo impensado, según  nuestro maestro Tim, cuando en una de las clases, esbozo que para el artículo "the", los más nativos solo lo emiten con la onomatopeya que surge al juntar los labios, sin ninguna emisión de vocal. 

Espero que en estos cuatro meses, podamos (somos dos en esta aventura, Carolina y yo) mejorar de manera significativa nuestro inglés.

Pasando a otro nivel de la experiencia, el conocer parte de la cultura australiana en esta semana de estadia ha sido sorprendente en tres aspectos. El país aparenta y tiene una seguridad (al menos en Cairns, que es mi experiencia) a prueba de todo. Nadie está en disposición de tomar algo que no les pertenezca. Lo vivimos de manera diaria en el bus, donde hay un sitio especial para las pertenecias (mochilas especialmente) y el que sube las deja allí sin preocupación alguna. Otro punto que pone distancia con sudamérica, es la limpieza de las calles, no se ve "rubbish", concepto que se emplea acá para hablar de basura. Todas las arterías de la ciudad están limpias y en el centro existen varios sitios de reciclaje. El tercer punto está destinado a la capacidad del ciudadano para planear su viaje. Existe una aplicación para el sistema de transporte que se puede visualizar en tiempo real y los tiempos indicados en ella, son los que se cumplen. Es gracias a este horario, que puedo trotar sin problemas en las mañanas, pues sé que el 140 o 150, que son los buses que me sirven acá en Mount Sheridan, estarán a la hora indicada en el bus stop que está a diez minutos de casa.

Un acapite especial para esta imagen. Este sitio se llama "The Lagoon", está a tres cuadras del colegio, en pleno centro de la ciudad. Es una playa gratuita, que permite que la población flotante de Cairns, que en su mayoría es turista, pueda afrontar el calor y la humedad de manera más amigable. Sin duda un gran acierto.


domingo, 8 de julio de 2018

COMUNICACIÓN REAL

"Profe, leyó el texto que le envíe", "Profe, le va a encantar lo que escribí" estos simples mensajes me llevan a un escenario donde la pregunta por mi quehacer diario al interior del aula se somete a un jurado, ¿estaré encaminando de buena manera el florecer de aquellas personas a las que las insto a redactar?. Es cierto que el programa ministerial, esboza que esta habilidad debe ser trabajada, pero hasta donde mis ganas de leer o de ser editor de algo o alguien (inconsciente) está por sobre las capacidades de los propios estudiantes. Hace un par de días, pude observar una explosión que no sé si habrá sido inocua para quienes la vivieron. Se pide entre líneas en los planes ministeriales que los jóvenes eleven sus sinapsis y su capacidad para cuestionar la realidad, eso lo intenté en una actividad que por el nombre no debería traer mayores reparos. "Crucigrama". La idea era simple desde mi prisma, leer un concepto, revisar las pistas entregadas y encontrar una palabra que calzará con los cuadrados y que le diera sentido a la búsqueda del resto de los términos. Les prometo, que mientras lo confeccionaba observaba la distribución del aula, me imaginaba las posibles parejas y escribí algunos pensando en que sería divertido enlazar los contenidos y además en la zona de desarrollo próximo, pues tengo claridad en que el par en ocasiones maneja palabras comunes que le permite a un miembro del binomio avanzar. Pero a pesar de todas las ganas dispuestas, tuve algunos caídos. Los primeros, desecharon la actividad a pocos minutos de haberla comenzado, demostrándome algo no visto hasta ese momento en ellos (poca tolerancia a la frustración) otros calificaron de complejo una situación a la cual no estaban dispuestos a entregarle un momento de análisis, tuve también, aquellos que ha medida que avanzaban encontraban las claves y la diversión, pero me sorprendió que surgiera como respuesta la catarsis. Un descontrol del cuerpo, que no entendí y que cuestiona si es factible dicha actividad, pues en fondo el diseño era para que compartieran conocimientos y lograrán hacer la circunspección para enfrentar de manera holística las palabras.

Siempre me ha gustado el tratar de fomentar la lectura y por la tangente la redacción- deformación profesional (pues estoy ligado a las letras también desde el periodismo)- no lo sé, pero en esta década que llevo como educador, docente y hoy facilitador, siempre descubro en la audiencia, a algunos que solo les falta el acicate correcto para iniciarse en este bello mundo de los pensamientos en el papel. Es hermoso poder ir descubriendo como van modificando sus posturas frente a temas o van dejando impregnado en la hoja en blanco posiciones que les es muy difícil de mantener a través de la comunicación oral o simplemente logran ver el todo del asunto.

La habilidad de plasmar en el papel sentimientos o puntos de vista, pienso, solo se profundiza haciendo escritos, leyendo, viendo películas que te inspiren a hablar sobre ellas, que te permitan enfrentarte al teclado y poder mover con ansias los dedos mientras tus ojos leen lo que piensas y lo aprueban. Es mediante esta herramienta que los seres humanos podemos compartir, publicar emociones y por tanto darnos a conocer a otros. Esa es mi única finalidad, permitirles a aquellos con los que comparto que puedan hacer la introspección y que registren lo que les sucede, que sientan las emociones, pero que estas no los invaliden, pues se niegan y se quedan estancados.

Hoy con la perspectiva de las horas, puedo ver con más tranquilidad el actuar que tuve, me acerqué, les hablé e indiqué la situación que estábamos viviendo, espero de corazón, que la pronta respuesta haya servido de algo, pues no está en el quehacer del docente dañar corazones arbitrariamente. La certeza es que hubo comunicación real en ese momento y que puede ser que mantenga en el tiempo.






jueves, 1 de marzo de 2018

Escritura Creativa

El asunto de escribir me rondaba desde finales del año anterior. En más de una ocasión en mi cabeza se albergaron inicios de escritos, algunos participarán en el concurso que realiza metro todos los años, otros quedarán en solo eso, posibles inicios, que ahora sé, tras escuchar a Sara Bertrand en una sesión, que podrían ser si así lo desea el tiempo y las circunstancias en algo similar a una historia. Pero bien, una vez terminada mi labor profesional, a fines de diciembre, ya tenía como propósito el instalarme frente al pc o a unas hojas acompañado de mi pluma, para dejar establecido pensamientos, ideas, situaciones, acontecimientos o simples divagaciones que surgieran en la medida que los iba viviendo y fue el devenir quien me acercó de manera patente al proceso de escribir. Fue una invitación virtual para ser parte de un taller de escritura creativa en un mall, la que terminó por forzar a mi fuego interno a salir con una facilidad que no tenia en mente.

Fueron tan solo ocho lunes, los que nos reunimos, decir que se pasó volando el tiempo y logré encontrar siempre los temas solicitados, es algo que caracterizó este período, debo confesar que ciertos textos salieron con mayor esfuerzo que otros. Algunos con una previa incursión en mis recuerdos de infancia (la vez que vi al viejo pascuero) que denominé Rojo y Negro o poniendo un agudo énfasis tanto en mi oído como en mi visión para rescatar de manera certera lo que me podría servir del entorno para relevar lo que quería decir en el papel, como la Carta a la Existencia, sea cual fuere el tema, todos tenían impregnado en forma transversal el entusiasmo y el creer que si se puede progresar en lo relativo a la redacción.

El ser humano vive en una sociedad, compartiendo con personas diferente, lo anterior, me permitió, en el caso del grupo de creadores, conocer un abanico variopinto tanto en edad como con las situaciones descritas. Personas con una experiencia de vida muy rica, llegaban con ánimo en cada encuentro, todos acompañados por el Director de la Biblioteca que nos albergaba, entregaba al ambiente de las sesiones una sensación de confianza, de fraternidad, de respeto y un clima de escritores (lo que más me emocionaba) escuchando sugerencia y alimentando el alma y mente con temáticas desde otro punto de vista, en resumen reuniones enriquecedoras para cada uno de los comensales.

Lo más importante a destacar es que la iniciativa era gratuita, las más de quince personas que logramos ser el universo de escritores en rodaje, solo tuvimos que dejar nuestros contactos, de manera presencial en la biblioteca o a través de un mensaje, por lo cual, la asistencia de escritores connotados en la ceremonia de cierre, fue un regalo adicional, que difícilmente olvidaremos.

     
Escritura Creativa- 2018








 

martes, 6 de junio de 2017

Plenitud

Desde marzo del presente año me ha tocado desempeñarme en un establecimiento de carácter privado. Es uno de los que tiene cierta reputación en la comuna de Puente Alto y posee instalaciones deportivas a vista y paciencia de los transeúntes. La mayor complicación en este tipo de unidades educativas son los apoderados, pues tienen la noción -el sistema los ha avalado- en que están pagando por una educación de calidad, lo que no alcanzan a dimensionar algunos, es que la formación debe ser un camino de doble vía. Nosotros tratamos y en serio que es verdad, de entregar de la mejor manera los contenidos para que los educandos al interior del aula, puedan florecer y progresar en sus habilidades. No es menos cierto, que la apatía de la generación (juventud) no dista demasiado de la vivida en los albores de mi segunda profesión. Si antes de esto, también estuve ligado a las letras, a través del periodismo dedicado a los adultos mayores, grupo etáreo que posee una energía desbordante y que ve en cada instante uno para pasarlo bien.
Inicié mi aventura mayor con cierto temor, incluso hoy que escribo estas líneas, no dejo de sentirlo, lo he tomado como un aliciente para seguir mejorando, que siempre ha sido mi espíritu en todo orden de cosas. Las relaciones humanas siempre han sido un tema al interior de los trabajos, pero mi fortaleza en este indicador, me la apropié en mi primer trabajo. Era un joven con aspiraciones de letras, creía que al salir de la Universidad terminaría escribiendo opiniones como Jorge Edwards en La Segunda, con esa meta clara, me repartía entre las labores de encuestador para la única institución permitida para recabar información en Chile, INE, y como vendedor de medio tiempo en una multitienda con nombre italiano. Allí había trabajado mi hermano, Pablo y desde su apertura lo sigue haciendo hoy mi padre, por lo que el ingreso a la tienda de departamentos no fue complejo. Lo arduo se dio en los metros asignados al calzado de niños, lugar donde me desarrolle durante casi seis años. El inicio me entregó la capacidad de adecuación que debe tener todo ser humano que ingresa a compartir diariamente con desconocidos, los que pueden transformarse en amigos o solo quedar bajo el rotulo de compañero de labores. Era mi primer incursión formal en un trabajo y el encuentro con la realidad fue muy fuerte. Nuestro grupo estaba compuesto por seis vendedores planta (cada uno con turnos) más mi presencia los fines de semana y algún festivo a mitad de la misma. Las ganas y las expectativas de hacerlo bien estaban de mi lado, lo que no contaba yo (en mi inocencia) era la disposición de los otros a mi presencia. Era como una selva, el cliente era la presa y mis habilidades aun en ciernes estaban en constante apremio por parte de los otros depredadores. Las primeras horas fueron un infierno tanto así que las ganas de abandonar no demoraron en llegar, inclusive, la renuncia a mi cargo, estaba en poder del jefe. Es aquí donde surge la figura del Señor Mosca, un tipo alto de buen talante y parsimonia al caminar. Tenía un pasado deportivo (basquetbolista, era muy alto) y por ende un magister en trabajo en equipo, fue a él a quien presente mi declaración de termino, me escuchó y (creo por el cariño que le tenía a mi papá) me dedico un tiempo preciado para hablar conmigo. Me hizo un par de preguntas de interés y luego me explicó la dinámica de los vendedores, me permitió el espacio para que me diera cuenta de que recién comenzaba y que el camino que debía recorrer era enorme, me explicó con serenidad que mi futuro no estaba allí, que yo estaría solo de paso y que si podía adaptarme allí, de seguro, mis oportunidades de triunfo en la vida serían enormes. Fue luego de eso, que pude volver a mis labores, desempeñarme de manera excelente como vendedor y pude ayudar a los otros que fueron llegando en ese largo periodo. Fue gracias a él que entendí el teje maneje de las relaciones humanas y ha sido el cimento donde he desarrollado gran parte de mis labores profesionales.
Teniendo esta fortaleza, es que hoy sor parte del departamento de Lenguaje. He conocido gente con diversas historias, todos aportando desde su lugar. Este primer semestre me he sentido bastante cómodo, leyendo, escribiendo y haciendo deporte. En más de una ocasión estos meses he sentido en mi ser una alegría que me hace sentir plenitud.....







viernes, 28 de abril de 2017

LITERATURA

Se inicia la tarde, mi pareja está perfeccionando su aprendizaje. Siempre quiere mejorar algo que es elogiable en su persona. Por mi parte, ha sido un día asociado a la literatura y quiero tratar de generar cierta dinámica de rutina para escribir. Es algo que siempre he intentado hacer, pero está semana las conversaciones y las lecturas me han invitado en forma directa y otras de manera tangencial a retomar la idea de escribir en forma organizada, no con la idea de un diario, sino que con la de desahogar mi cabeza y poner en práctica el sesenta por ciento de mis dedos sobre le teclado. Cuando solo empleo tres y sostengo una pluma, la sensación de fatiga en la mano llega con más prontitud, pero sé que tiene un carácter más romántico y siempre he asociado esa manera a la redacción de escritos. 

Miro el teléfono y reviso las imágenes, resalta la última tomada. Casualmente es una que me demuestra el cariño que unos estudiantes, adolescentes hoy (3ro medio), han querido dejar patente durante el presente año en el aula que habitan. Para mi alegría personal, la obtuve desde el lugar donde me desarrollaba el año pasado.

Era la mitad de diciembre del año dos mil dieciséis cuando me llamaron a la oficina del director. Se completaba el segundo año de su gestión y desde hace semanas le había tocado ser quien desvinculara a cierta cantidad de trabajadores. Si uno piensa en una empresa (en algo similar se han transformado las unidades educativas) uno puede presumir que existe una carta gantt para el desarrollo de acciones que tienen cierto objetivo, principalmente asociado a la suma de puntos en la pruebas estandarizadas- tema que puede ser tratado en extenso en otra entrada- pero siento en la interna (aún cuando nunca lo mencione a otros) que también debe existir una que esta asociada a la reducción de personal. Si esto es así, tengo que pensar que era una suerte de profesor-muerto-caminando, a pesar de ello, hacia mi labor con mucha energía, pasión y buena onda. Creo que esos son los pilares necesarios para poder hacer algo al interior del aula, si te ven involucrado, se puede invitar con los actos a otros a sumarte. Pienso que esos otros, eran los colegas que fueron llamados con anticipación a esa sala fría, a pesar de estar a comienzos del inicio del verano.

Era el profesor de lenguaje y comunicación, pero tenía pocas conversaciones relacionadas con la literatura. Existía un solo curso por nivel y mi labor era tratar de involucrar en esta disciplina a muchachos de doce a quince años, vale decir, desde octavo (jefatura) hasta el segundo medio, si bien la guía era mi propio olfato, es obvio que una cabeza piensan más que dos. Hoy en la otra vereda de esa situación, tengo la certeza de que era una falencia tanto mía como de la institución, pero cuando uno está en la vorágine de la cotidianidad, es posible que seas más ciego en la toma de decisiones. Es más la oportunidad de acercarme a las teclas, era más lejana que en la actualidad. Hoy estoy siendo parte de un grupo de docentes, al menos en una oportunidad por semana, escucho nombres de libros y apreciaciones sobre tal o cual literatura. Es un escenario novedoso, las ganas de seguir profundizando o de darle más tiempo a las misma, me han permitido acercarme a la biblioteca de un mall plaza a buscar textos que me puedan entregar nuevas visiones para llevarle a unos pequeños y adormilados estudiantes, de los cuales, seré su capitán.

Esta última semana, el camino me ha llevado a un libro verde que me entrega la  advertencia de no realizar la acción, "No leer" indica el título y ha sido este quien me ha conectado nuevamente con la lectura que hacia en los inicios de la universidad. Hoy he estado nuevamente acompañado de un café, esta vez de una multinacional y he bajado a mi dispositivo tres libros, que fueron desarrollados por Zambra y que en su relato han generado la intención de lectura. De los tres, solo un autor conocido. 

Lo curioso de todo esto es que la instantánea que me invito a escribir quedará siempre en estas líneas (de mi sentir ya es parte, pues crecí junto a ellos) y ha resultado ser solo un resorte para explicar que fui parte de un grupo de jóvenes que lograrán muchas cosas en la vida y de una institución que me entrego la oportunidad de lucharen solitario por interesarlos en la lectura principalmente. 

En la actualidad el sorprendido por la cantidad de cosas que desconozco soy yo, espero ir de acortando la brecha y aumentando en forma significativa la cantidad de entradas, pues solo así podré decir que la idea de la rutina de escribir se ha comenzado a arraigar en mi ser.



Gracias Jóvenes de Regina.









lunes, 4 de julio de 2016

FINAL DE SEMESTRE

Se inicia el sexto mes del año, el que marca en el mundo educacional, la mitad del período académico y que tiene como recompensa para quienes ejercemos la labor dentro del aula, un merecido descanso de un par de semanas. El presente semestre ha sido de dulce y de agraz, pues cuando recién comenzaba los jóvenes que están bajo mi tutela mostraban un entusiasmo poco habitual en el contexto en que me toca ser facilitador de aprendizajes. Mi proyección era la más auspiciosa y ellos fueron dando respuestas a cada uno de los desafíos que se generaban en cada uno de los encuentros con cada docente. Este peregrinar estuvo marcado por altos y bajos que supimos ir sobrellevando, a través de una conversación sincera y directa, demostrando que la madurez comenzaba a ganarle terreno a la desidia y apatía masificada en otros niveles. En mi cabeza tenía el siguiente pensamiento, mis estudiantes de octavo básico, están llevando el proceso de pubertad de manera óptima, pues sus cambios no han sido resorte para una baja académica. Los demás docentes me manifestaban un parecer similar y mi pecho henchido recubría a un corazón alborotado por este cambio positivo. 

Todo iba sobre ruedas, hasta que se inicio el mes de junio, mes destinado por la institución para desarrollar la evaluación de nivel que tiene como parámetro las estandarizadas (simce), es decir, se enfrentarían a una cartilla y un documento de cuarenta preguntas, con cinco alternativas cada una. Si bien, la mayoría de los especialistas, destinan tiempo previo para realizar una suerte de repaso para preparar de mejor manera la instancia, el resultado nuevamente fue un golpe contra el muro. 

El resultado de este proceso, nos trae a la mesa, los cuestionamientos sobre las formas de evaluar, realizó un mea culpa en que quizá no generé situaciones similares antes (me refiero a lo de las cartillas), pero el análisis crítico y la forma de enfrentarse a los contenidos siempre estuvo presente. Será que llegaron fundidos, pues a pesar, del descalabro que significa completar las casillas con notas deficientes, al observar la última columna, la relacionada con el promedio del trabajo realizado en estos meses, el saldo es positivo.

Me propongo firmemente ir acercando a los discentes al desarrollo evaluativo relacionado con cartillas, pero será un adiestramiento soterrado o será que de esa manera ellos podrán ser parte activa en una sociedad donde  las diversidades y lo multifocal es parte del día a día. 






lunes, 6 de junio de 2016

RENACIDO

Luego de casi siete años, la casualidad me remonta a una sala iluminada de verano donde mis dedos comenzaban a desplegar sus inquietudes y por ende buscaban a través de la red cualquier receptor que tuviese tiempo y ganas para poder escuchar mis lamentos digitales. Hoy tras una reunión, me percaté que aún tengo la posibilidad de seguir con mi iniciativa pretérita. Han pasados varios años y he sufrido de varios aprendizajes igual que  Di Caprio, es por ello, que para esta "nueva entrada" he seleccionado a este versátil actor.
Nos vemos en la próxima que espero sea muchas.